Luz sobre Luz

BISMILLAH, AR-RAHMAN, AR-RAHIM

(Carlos Leal Roel) 

 

LUZ SOBRE LUZ O TINIEBLAS SOBRE TINIEBLAS.

Algunas consideraciones sobre la Sura de la Luz

(Sagrado Corán, Sura 24)

 

 Allah – El Altísimo- en el Sagrado Corán:

“Allah es la Luz de los cielos y la tierra. Su luz es comparable a una hornacilla, en la que hay un pabilo encendido. El pabilo está en un recipiente de vidrio, que es como si fuera una estrella fulgurante. Se enciende de un árbol bendito, que no es de Oriente ni Occidente, y cuyo aceite casi alumbra sin haber sido tocado por el fuego. ¡Luz sobre Luz! Allah dirige hacia su Luz a quien El quiere….”

 

De que bella forma el Allah – El Altísimo- se manifiesta y nos dice para nuestra limitada comprensión quien es Allah: El es la Luz de los cielos y la tierra. El es Luz, incomensurable, pura, vivificante omnipresente y omniabarcante, que penetra los universos visibles e invisibles. Asimismo, se nos dice que la Luz proviene de un aceite, símbolo de su esencia, que es omnieterno, ya que no fue tocado por el fuego o es producto de otro evento. Ese aceite proviene de un árbol bendito, que no se ubica en ningún lugar, porque El es el Todoabarcante, el Árbol del Macrocosmos que se ve reflejado en el árbol del microcosmos: el hombre. Dicha Luz se encuentra en el corazón del hombre y mujer creyente, representados por el recipiente de vidrio, un recipiente o copa de cristal, capaz de contenerLo, transparente y limpio del egoísmo y sus pasiones, que es capaz de reflejar Su luz.

 

En esta misma Sura se nos enseña quienes pueden acceder a Su Luz y como limpiar ese recipiente de vidrio internamente para que la contenga y externamente para que la refleje. Son aquellos bien guiados; los que recuerdan y glorifican a Dios constantemente; aquellos que el mundo y sus atractivos no los distraen de Su recuerdo; los que procuran el bien; aquellos que son atentos a cumplir con la oración y dan caridad a los necesitados; aquellos de mirada recatada y que temen y obedecen a Dios por amor y siguen a sus enviados.

 

Dice Allah -El Altísimo-

35.- ….Allah dirige Su Luz a quien El quiere….

36.- En casas que Allah ha permitido erigir y que se recuerda en ella Su Nombre. En ellas Le glorifican mañana y tarde.

37.- Hombres a quienes ni los negocios ni el comercio los distrae del recuerdo de Allah, de hacer la oración y dar caridad. Temen un día en que los corazones y las miradas sean puestas al revés.

46.-…..Allah dirige a quien El quiere a una vía recta.

 

 

A los hombres y mujeres sinceros y creyentes, Allah en Su Infinita Misericordia y Gracia les ha otorgado Su Luz, y con ella muchas bendiciones, a manera de ejemplo, en esa misma Sura del Sagrado Corán se dice:

38.- Para que Allah les retribuya por sus mejoras obras y les dé más de sus favores. Allah provee sin medida a quien El quiere.

55.- A quien de vosotros crean y obren bien, Allah ha prometido que ha de hacerlos sucesores (Califas, Representantes de Dios) en la tierra.

 

Sin embargo, por lo general vivimos sumidos en la oscuridad, “Tinieblas sobre Tinieblas”, vivimos en la infidelidad, porque son muchos nuestros objetos e ídolos de adoración: personas, cosas, deseos, pensamientos, sentimientos, preocupaciones, que ocupan el recipiente de vidrio, en vez de adorar y tener presente solo a nuestro Señor. Nuestro ego, tendencias e ilusiones, nos pierden en este mundo de espejismos y apariencias. Sobre este estado del hombre, dice Allah –El Altísimo:

39.- Las obras de los infieles son como un espejismo en la llanura, el muy sediento cree que es agua, hasta que, llegando allá, no encuentra nada….

40.- O como tinieblas como en un mar profundo, cubierto de olas, una sobre otra, como nubes encima, tinieblas sobre tinieblas. Si sacan la mano, apenas se distingue. No dispone de Luz ninguna aquel que Allah se la niega.

 

El infiel, el ser egoísta, vive cubierto por 70,000 velos de tinieblas, producto de su acciones erróneas y de su no acción de acuerdo a los mandatos divinos. ¿A quien se le niega esa Luz de Allah? Aunque a veces pienso y quizá esté equivocado y pido perdón a Dios y ustedes, ya que en las tinieblas no se pude ver bien, que Su Luz casi siempre está ahí, siempre presente, pero no la vemos porque la copa de cristal está llena de muchas cosas y cubierta de polvo y del lodo de los pensamientos y palabras innecesarias y las acciones equivocadas, deseos y pasiones, mismas que pueden ser limpiadas con el agua de, la oración, el ayuno, la caridad y las buenas acciones, vivir de acuerdo al Sagrado Corán y la Sunna del Profeta Muhammad (s.a.w). Pero volvamos al tema, ¿A quién Le niega Su Luz? En esta Sura se nos dice:

2….Al fornicador y a la fornicadora.

3.- A quienes difamen….. esos son los perversos.

11.- Los mentirosos…..

15:- …… han dicho algo que no tenía conocimiento, creyendo que era cosa de poca monta, siendo así que para Allah es grave.

16.-…..¡Es una calumnia enorme!

21.- ¡No sigas los pasos del demonio! A quien sigue los pasos del demonio, éste le ordena lo deshonesto y lo reprobable

22.- ….que no juren que no darán más a los parientes, a los pobres y a los que han emigrado por la causa de Allah.

 

Por consecuencia, son aquellos que no recuerdan y glorifican a Dios; aquellos que su dios es su ego, el mundo y sus atractivos y placeres; los que no cumplen con la oración, no controla sus palabras, los que no dan caridad, los mentirosos, calumniadores, deshonestos, perversos, aquellos que no temen a Allah ni siguen el camino recto (sirata al mustaquim), de acuerdo a la Guía del Corán y la Sunna del Profeta Muhammad (s.a.w.). Todas sus obras son un espejismo y viven cubiertos de tinieblas. Finalmente, desde mi humilde opinión y mis limitación humana, la Sura de la Luz, es para mi la Luz del Corán, recuerden que después sigue la Sura el Criterio o Discernimiento, que solo se obtiene con la Luz.

 

Alaykum salam wa ramatuallahi wa barakatu

Muhammad Leal Roel

 

 

 

Está aquí: Home Islam y Sufismo Artículos Luz sobre Luz